Queridos hermanos y hermanas en el Perú. Puse este artículo en Facebook especialmente para ti. Una declaración, Un poco de simpatía contigo.
Hemos visto muchos de los milagros de Dios en nuestros años de vivir y trabajar con ustedes. Llamemos ahora también a nuestro Dios juntos con ustedes. Él solo puede salvarnos en esta terrible situación. Saludos cordiales y un abrazo firme  de Jan y Nellie.


Corona …. Epidemia 

.. Se te pide escoger ... (advertencia: este mensaje trata sobre Dios, que si existe y cuida de ti). 

Personas acaparando comestibles, personas ansiosas, personas angustiadas, personas entristecidas, sin esperanza, personas que andan maldiciendo, personas que son creyentes, personas incrédulas….  Y aquí estamos nosotros en una situación extraña debido al Corona virus.  No hay muchas personas que van a pensar en ello ….  Pero sin que alguien diga algo, nos viene a la mente una penetrante pregunta;

¿Qué va ha elegir usted? ¿Qué vas a escoger tú?

Por supuesto que escojo por “no infectarme”. Y también por “comer suficiente”, si es que va a tarda mucho.

Y.… también de que todo pase lo más pronto posible...

 

Pero hay otra cosa totalmente diferente.  ¡Nuestro mundo funciona formidablemente! Nosotros podemos  hacer todo lo que queremos. Nosotros lo tenemos todo en nuestras manos. Pues sí, hay reducir un poco más y el nitrógeno y ácido carbónico… y dentro de poco tendremos un mundo perfecto.

Se viaja por todo el mundo para poner todo en orden y así todo está en la forma como nosotros queremos. 

Pero . . ..

Lamentablemente … ¿Quién es el que todo lo hecha a perder?

¿Quién es que mundialmente hecha todo por los suelos?

El desagradable Corona virus…

Si, él lo hace, aún más; mundialmente. Nosotros recibimos un mensaje desde muy lejos en la selva de Perú. “Hermano, nosotros tenemos miedo por esa epidemia del Corona virus”. ¿Qué debemos de hacer para protegernos? ¿Qué medicina debemos de tomar?

Febrilmente se está trabajando en encontrar una medicina adecuada que ayude contra el mal. Cientos de personas han sido ya engañadas con medicinas falsas vendidas en la Internet.

Febrilmente los gobiernos trabajan en planes de como hacer un alto a la ola de Corona, o por lo menos disminuir los males causados.

Pero la ola sigue simplemente su marcha.

¿Hay razón para dejarnos llevar por el pánico? No

¿Es necesario el tener miedo?   ¡No!

 

¿Y entonces? Yo tengo miedo.

¿De verdad?

Busca otro camino, escoge otra salida para escapar.

¡Pánico es en situaciones preocupantes un veneno mortal!

Esto no te lleva a ningún lado.

 

¿Entonces que debo de hacer?

¿Sabes una cosa? Hay alguien que dijo enérgicamente: “Ven a mi con todas tus cargas”. También el Corona-virus es una carga (preocupación)”. A mi parece incomprensible que muy poca atención se le ha dado a Dios en esta situación. Al Dios de la Biblia, a Jesucristo.

Los mismos cristianos callan su boca. Cuando nosotros justamente deberíamos de clamar hacia arriba a Aquel que lo sabe todo.

¡Si, Él existe! Él sabe de esta Corona epidemia sobre toda la tierra. Él nos ve luchando y preocupándonos.

Él ve nuestra lucha desesperanzada contra el virus. Él no dice que tu te cruces de brazos, Él sabe de cuan grave es la situación. Ya han muertos unos cuantos miles de personas. ¿Sábes que es lo que dice?

“No te desesperes empuñando las manos”. No desesperen perdiendo la esperanza. No hay nada que no esté en mis manos. Yo sé que es lo que hay que hacer. Yo sé porque lo consiento. Yo puedo ayudar”.

 

Nosotros ya no necesitábamos a Dios. Y la Biblia ya no era necesario leerla. Muchas iglesias han sido cerradas. Y las personas que aún creen son consideradas como lastimosas o como de la vieja guardia.

Nosotros, las personas somos tan fuertes y tan poderosas, dicen ellos.

Alguien me dijo una vez: “Jan, nosotros le dijimos a Dios: “Querido pastorcito, usted ya no tiene que cuidar de nosotros. Nosotros podemos cuidarnos por nosotros mismos. Vaya a cuidar de las personas pobres y sin techo”.

¿No es cierto que la población mundial vive en realidad de esta manera? 

¡Y ahora se para todo!

¿Qué es lo que ahora podemos hacer?

Quejarnos y buscar apoyo además acaparar como pequeñas hámster domesticadas. El hacer planes para el futuro ya no es para nosotros. Las vacaciones en el mes de julio, ya no se llevarán a cabo. Las grandes empresas se van a la banca rota. Las bolsas de valores tienen pérdidas. ¿Quién tiene aún coraje?

Cientos de personas están hospitalizadas en “cuidados intensivos” …

 

¿Qué es lo que escogemos hoy?

Seguir así sin ninguna perspectiva…. O vamos clamar a Dios, nuestro Dios, el cual nosotros casi nos habíamos olvidado. Si, y también de la iglesia. También por los pastores de la congregación que a menudo viven por las cosas temporales.

Este Dios, en realidad no tiene un lugar en nuestra sociedad, este Dios, quien nosotros ya no sabemos como hablarle, el que nosotros un día le dimos la espalda. De el que ya no leemos en la Biblia.

Este Dios viene a nosotros, viene a con usted, llega hacia ti… y con insistencia, Él hace la llamada: “Vuelve hacia Mí, dame tu corazón y tu vida completa…”. Esto lo dice Jesús. Se lo dice a usted y te lo dice a ti. Justamente ahora y estas circunstancias. El puede ayudar, verdadera ayuda; también en este tiempo de apuro en que estamos.

Que no te dé vergüenza el arrodillarte e inclinar tu cabeza hacia Él.

Analiza tu vida, confiesa tus pecados, pide perdón, busca la vida en Él.

 

Ora … tu que estás desesperado por todo. Empuñar las manos no ayuda.

Ora … tú que no puedes encontrar consuelo en tiempo de tristeza

Ora … tú que tienes que trabajar en medio de la calamidad de las personas que están sufriendo gravemente.

Ora … tú que has sido guardado hasta el momento, sabiendo que no todo ha terminado aún.

Ora … tú que has sido sanado … dale gracias a Dios sobre todas las cosas.

Ora … por ti mismo, por tus hijos, por todos nosotros…

Ora … por otros y todos juntos tanto como se pueda hacerlo.

Ora … para que Dios nos bendiga.

Ora … ora para que la plaga termine. Que acabe la epidemia.

Ora … ora por todos aquellos trabajadores de salud, para que tengan fortaleza y sabiduría.

 

No sigas diciendo que Dios no existe.

Prefiere en cambio buscarle.

Porque es así Él espera, día a día.

“Ven a mí, y serás salvo.”

 

 

Jan van Dooijeweert (Jan Van) y Nellie

Fundador Obras de Andrés  Holanda.

 

Coro en Holandes:

https://www.youtube.com/watch?v=NlbA155Nt68